sábado, 15 de diciembre de 2007

Velando armas.

Todos tenemos un pasado, y yo tengo varios.
En uno de esos pasados la vela de armas era uno de los momentos mas importantes, los caballeros andantes la noche antes de ser investidos caballeros, se ponían su armadura y junto a sus armas pasaban la noche en vela, orando y meditando acerca de sus futuras andanzas impartiendo justicia y mediando por los mas pobres e indefensos.
No, no tuve otra vida en la que fui un caballero andante, al menos eso creo, como nunca se puede decir de este "agua no beberé, ni este cura es mi padre" digamos que no tengo constancia de ello, en uno de mis pasados ejercí de boy scout, digo ejercí pues en mi medida intento seguir siéndolo cada día de mi vida en cumplimiento de mi palabra dada "con ayuda de Dios para toda la vida", cada vez es mas complicado pero no hay "nada imposible" para un scout.
Uno de los momentos mas importantes en la vida de scout, es su promesa es comparable a la investidura de los caballeros, es el momento en que te comprometes a cumplir la ley scout y llevar una vida coherente con sus principios.
La noche antes de tu promesa, con los socuts que ya la han hecho, te reunes y en torno al fuego, te hablan de lo que para ellos ha sido dar el paso, presente en esta "vela de armas" esta el arma visible de todo scout la pañoleta, y al día siguiente delante de todo el grupo en formación confirmas tu promesa:
"Prometo por mi honor, y con la ayuda de Dios, hacer cuanto de mi dependa para cumplir mis deberes para con Dios y la Patria, ayudar a mi prójimo en toda circunstancia y cumplir fielmente la Ley scout."
Ha pasado mucho tiempo desde ese día en que formule mi promesa, el mismo día que el gran Jesu el cual espero ver algún día por este su blog, y así me refresca la memoria y me dice exactamente la fecha de ese gran día.
Hoy en día la frase "velando armas" se usa para los deportistas antes de una competición, hoy estoy en esa tesitura, mañana participo en la IV Edición de la Carrera de Navidad de Cercedilla, y aquí estoy velando armas, tengo mi dorsal y mi ropa para la competición, intento hidratarme y mantener las piernas en alto y relajadas, luego cuando llegue la hora de dormir cumpliré mi ritual, no cerrar ojo hasta mucho después de acostarme, puede parecer una tontería pero incluso un aficionado como yo tiene los nervios pre competición, como si fuera bueno ¡ja, ja, ja!
Mañana contare que tal se ha desarrollado la competición, un saludo.



3 comentarios:

superop dijo...

Abelito, Abelito, me has evocado gratos recuerdos que el Alzeimer ese me estaba borrando...
No nos has contado el desenlace de tamaña gesta... ¿Qué ha pasado?

superop dijo...

Espera, espera... ¿No irás a decirnos que para saber en qué puesto quedaste, tendremos que llamar a un 906, eh?

Abelardo Cuerda Leira dijo...

El desenlace llegara, ni pronto, ni tarde, solo en su debido momento.
He tenido problemas técnicos de mi maquinaria y aún no he podido redactar lo que se merece.
Pero llegara y sin 906 tranquilo majete.

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...