lunes, 20 de octubre de 2008

Media Maratón Vía de la Plata.

El domingo llevé a cabo lo que me propuse como tradición "runneril" el año pasado. Obligado encuentro con la Media Maratón Vía de la Plata en La Bañeza, y más deseado encuentro con los "irreductibles leoneses" y un cocido maragato que no se salta un gitano (el menda por las nuevas pintas).
Antes de seguir con la crónica de la jornada, es de justicia reconocer, que el sábado estuve en el Calderón y no lo pasé bien, no os puedo engañar, vivo en una gran contradicción, no me gusta perder ni a las chapas y soy del Atleti...

La crónica de la jornada atlética-gastronómica:

La jornada para ser precisos empezó mucho antes del domingo, desde el martes dolores de tipo muscular aparecieron por mi espalda, justo en la riñonada... mal presagio.
El viernes sucedió algo que cambiaría en parte los acontecimientos posteriores, recibí un sms de Juan Carlos, andaba por Sanabria y como total a La Bañeza tampoco hay tanta distancia, se animaba a venir a la carrera.
Ni corto ni perezoso, llamé al bueno de Francisco Blanco Becerra, alma máter de la carrera al cual quiero felicitar desde aquí por su trabajo y el de todo su equipo.
Le pregunto si hay sitio para uno más y listo, seguidamente hablo con Saturnino para que cuenten con dos más a la mesa, Rocío viene con Juan Carlos.
Mis dolores lejos de irse han decidido acompañarme a La Bañeza, eso es porque los trato bien.
El sábado me acuesto sobre las 12:00 y me cuesta un poco coger el sueño, a las 5:00 suena el despertador, desayunar a esas horas es novedoso para mí. Agarro el petate y me bajo al coche, cuando estoy arrancando empieza a llover en Madrid son las 5:30.
He quedado a las 9:00 donde den los dorsales con Saturnino, Juan Carlos que pasa la noche en La Bañeza se acercará algo más tarde.
Cojo la M-30, Avenida de la Ilustración y A-6, no hay coches por el camino, normal si no han puesto las farolas aún, suena en el Cd del coche un max mix de Manolo, los habituales Marea, Platero, Mago de Oz, Warcry... pero dónde están todos ¿no va nadie más a la carrera?
A las 7:30 parada técnica en Tordesillas, en una gasolinera, el coche no necesita gasolina pero a mí un café me va a venir de perlas.
Y es aquí cuando aparece ella, tan triste, ese pelo corto y negro como el azabache y esos ojos... me enamoré hasta las trancas lo admito, no es la primera camarera de la que me enamoro.
Ana, limpiaba tras la barra, el único cliente que estaba allí era yo, y su gordo encargado solo hacía que mirar en la tv un concierto de una cantante americana cuyo nombre no recuerdo. El de ella, Ana no lo olvidaré jamas, me prometí que cuando juntara suficiente dinero para comprarme una limusina, volvería a por ella cual romántico caballero y la salvaría de ese encargado gordo.
7:45 vuelvo a retomar la A-6, busco una emisora que ponga música, los éxitos de los 70, 80 y 90, cuarenta y cinco minutos de música sin interrupciones, me sirve para lo que me queda de camino, sigo sin encontrarme con coches, a ver si no es hoy el día de la carrera...
A las nueve llegué a La Bañeza, llamé a Saturnino y después de dar una vuelta encontré un aparcamiento casi encima del kilómetro 21, la salida y la meta están una enfrente de la otra. Me acerqué donde repartían los dorsales y allí estaban montando todo el operativo y repartiendo dorsales a los andarines.
Llegaron Saturnino y su mujer, vaya cruz que le ha caído a la pobre con el "hobbie" de este pájaro, nos tomamos un cafetito y vimos como Hamilton se acerca a su campeonato mundial.
Ya nos juntamos todos para recoger dorsales y fotos de rigor, Miguel Ángel, Mauri, Carlos y Juan Carlos, ya estamos los seis del "club".
La idea de la carrera era rodar en el entorno de los 5' kilómetro, claro que yo no contaba con mi espalda. Saturnino ejercía de tirador, al principio el recorrido pica para arriba, poco pero lo suficiente para retener las piernas, la vuelta será en bajada, me decía Saturnino.
La espalda me iba matando y con ella las malas sensaciones, ni respiración, ni ritmo, a pesar de ello hasta el kilómetro 11 más o menos, la media no se fue más allá de los 5'15" ó 5'20" pero en ese momento yo sabía que lo peor estaba por venir. Le pedí a Saturnino que me dejara pues no iba a poder mantener ese ritmo más tiempo y eso ya se parecía a "Paseando a Miss Daisy".
Pude mantener el ritmo unos dos o tres kilómetros más, en el camino una chica muy simpática me dio algo de conversación pero su ritmo era mejor que el mío y mi corazón es de Ana, soy un sentimental.
Del 15 al 16 el cuello se me puso más duro que el pedernal y me hizo parar. Ese kilómetro lo hice andando intentando estirar la espalda... no sé cómo estirar los gemelos no os cuento lo que intenté para relajar la espalda, en fin el siguiente kilómetro no fue tan duro y conseguí llevar un trote cochinero suficiente para terminar la carrera pero muy malito.
Luego nos duchamos en el Polideportivo de La Bañeza y pusimos rumbo al Mesón Arturo, allí nos esperaba de nuevo el cocido maragato.
Nos tocó esperar a Amador, los Leoneses comentan que nunca llega a la hora... qué malas lenguas... la velada como siempre lo mejor del fin de semana.
Yo tuve problemillas técnicos con la tensión pero con un par de coca-colas todo volvió a su cauce, claro que Saturnino pasó de "pasear a Miss Daisy" a "escoltando a Miss Daisy", gracias amigo.
Un saludo.

4 comentarios:

Beatriz dijo...

Vaya, qué mala pata (digo espalda). Siento que no cumplieras tus objetivos pero deberías plantearte la recuperación con un poquito tranquilidad, que últimamente te estás dando mucha caña con tanta carrera, y estás llegando a una edad muy mala... je, je, je.
El próximo año intentaré no perderme la carrera, digo el cocido maragato.
Besos.

Foxlei dijo...

Desayuno bajo en Na
+
Fruta
+
disgusto futbolistico
=
perdida de tension fijo
*
cocacola
=
ganas de vivir
Joder tron y funciona
es increeeeeeible,
o fue
el cocidito que todo lo arregla,
sea lo que sea lo voy concentrar en pastillas de dos colores y dispensarlo con receta medica
espero me guardes el secreto,
cuidate.
salu2

Abe dijo...

Tenéis razón y si la tenéis no seré yo el que os la dé...
Eso que voy a relajarme, alimentarme e hidratarme (también la faz porque llego a una edad muy mala...) y por supuesto ir a ver a mí médica tan maja ella.
Un saludo.

Saturnino dijo...

Vamos a levantar ese ánimo.....¿objetivos?, se pueden cumplir o no cumplir, si se cumplen fenomenal y si no se cumplen se posponen, a nosotros lo que nos sobra es tiempo y carreras para lograrlos.
Un saludo.

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...