viernes, 31 de octubre de 2008

Cuentame un cuento


Mientras el ab y yo ponemos los detalles.
Contadnos un cuento para hoy.
Vale que sea real como el mio o no.
Luego os narro.
Salu2

12 comentarios:

Foxlei dijo...

Mi tiempo en la empresa daba a su fin.
En Agosto, el 1, cerrábamos para siempre.
Coria noviembre.
No se si alguien, sintió alguna vez la simbiosis que yo sentí con aquella empresa, el local, el jefe, los camaradas, éramos como una familia que sabia que hacer y cuando.
Pero ahí estaba yo con "un solo malestar”: que siempre mi querido jefe, bajaba a mil su oficina y sin previo, me cogía cosas, las cambiaba de sitio y putadas mil, en fin os podéis imaginar que el tipo que os habla es tope puntilloso y exagera el orden.
Me acuerdo que eran las 2l:00 horas y recogiendo el papeleo de pedidos y demás, apareció F.S. con su carpeta y tuve que atenderle, para después en charla, salir el tema y decirme que le dijera que habia ratones en el sótano y ya vería como no bajaba en una buena temporada.
Lo del síndrome doraemon, que no me lo creo –después se demostró cierto-.
Una cerveza "sin" y a reírnos esa noche a costa del sheriff "cojo mantecas", con todos los compis y algún repre que se apunto como siempre al evento ya famoso en el bar castilla.
De vuelta a casa, al pasar por delante del local con la trouppe de compañeros y dirigiéndome al mismo le pedí -como si de sésamo se tratase-: "Mañana queda prohibida la entrada al..." no me dejaron terminar, creo que alguien se lo tomo muy en serio y me dijo: "con eso no se juega".
A la mañana siguiente como de costumbre, abrí y me baje para hacer mis facturas, eran las 8:30 y estando solo, sentí como alguien bajaba las escaleras, salí y no vi a nadie, al rato lo mismo y otra vez.
Creía que mi jefe, - al que le gustaban gastar estas bromas, pero a la inversa no, - estaba en el ajo.
Al ratito de venir, le conté lo sucedido y cambio de color.
Y fue aquí cuando la barandilla de hierro se puso a temblar y la vimos como se movía por si sola, mientras, se oían pasos y nadie bajaba las escaleras de madrera.
Solo deciros, que se elimino el problema cuajo, previo carajillo para que se entonase el cuerpo.
A pesar de que sé por que ocurrieron estas cosas, no puedo evitar los pelooosssh de punta.
Salu2

Abe dijo...

Ayer me decidí, llevaba más de dos años meditando el momento de hacerlo. Las señales eran inequívocas, lo había dejado pasar demasiado.
Los terrores es mejor afrontarlos, no puedes vivir rehuyéndolos toda la vida.
Durante toda la mañana me estuve mentalizando:
"Vamos Abe, no puedes dejarlo más, esto solo tiene una salida"
Apenas probé bocado en la comida.
Mi semblante taciturno me delato ante mis compañeros:
"¿Qué te pasa Abe?
"No nada... no me pasa nada"
A duras penas acabé con mi jornada laboral, me encaminé al coche.
No se dé donde saque el valor, arranque el coche y me dirigí con decisión a mi vía crucis.
Las ruedas delanteras se bloquearon, una fuerza inaudita succionaba el vehículo, perdí el control de mi coche.
¿Por qué me decidí? Podía haber esperado más.
Un ruido ensordecedor me acompaña como banda sonora, agua con violencia inusitada golpea mi Kalos desde todas las direcciones dos huracanes se dirigen hacía nosotros... no hay escapatoria... tras la locura vuelve la calma...
Ha sido poco más de un minuto, mi corazón lucha por salirse del pecho...
me dan pánico los túneles de lavado...
Un saludo.

Alberto C.L. dijo...

Un poco largo pero merece la pena...

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf.

Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno.
Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.
El profesor cogió una caja llena de perdigones y los vació dentro del bote.
Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf.
El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.
Después el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del bote.
Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor volvió a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno.
En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí unánime.
El profesor, rápidamente añadió dos cervezas al contenido del bote y efectivamente, el líquido llenó todos los espacios vacíos entre la arena.
Los estudiantes reían.
Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo:
"Quiero que os fijéis que este bote representa la vida.
Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan.
Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada mas nos quedasen estas, vuestras vidas aún estarían llenas.
Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche.....
La arena es el resto de las pequeñas cosas.
Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf.
Lo mismo sucede con la vida.
Si utilizáramos todo el nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad.

Juega con tus hijos, concédete tiempo para ir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o tu afición favorita.
Siempre habrá tiempo para limpiar la casa, para reparar la llave del agua.
Ocúpate primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente te importan.
Establece tus prioridades, el resto solo es arena".
Uno de los estudiantes levanto la mano y le preguntó que representaban las cervezas.
El profesor sonrío y le dijo: "Me encanta que me hagas esta pregunta!.

La cerveza es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para dos cañas con un amigo"

Saturnino dijo...

Perdonar la intromisión, no puedo por menos, enhorabuena por los relatos, pero la de Abe me parece genial.
Saludos.

Abe dijo...

Saturnino, si a los comentarios se les pusiera etiquetas este sería:
a) opinión
b) peloteo
c) ns/nc
Me quedo con la a), y hermanitos lo siento pasan los días y solo mi historia tiene un "fan", soy "la Gloria Fuertes" de la familia ¡¡¡biennnnnnnnnn!!!
Un saludo.

Saturnino dijo...

La respuesta seria la A.
Un saludo Gloria, digo Abe.

rlfox dijo...

Ab:
Acojonante lo tuyo si señor.
Ya decia yo que te habia encogido.
que lo veia como mas pequeño de lo habitual.
En fin que no repitas la operacion o te vas a quedar en nada.
En serio, muy bien traido.
Salu2

rlfox dijo...

Al tio, que maravilla de profeta filolsofal que estas hecho tron.
Mil felicidades.
Gracias por acompañarnos, sabiendo que trabajas duro.
En serio, cojonudo.
Salu2

rlfox dijo...

saturnino:
Joder, ¿que te traes entre manos con el ab?.
Me has mosqueado tu.
Bueno, te perdono porque si, va, que eres un buen tio y los tios asi que no mienten.
Aunque seas su amigo y todo eso.
Que vale, que soy malo, y encima me lo restriegan.
Pero, la proxima, escribe y ya veremos que tal te critico.
¿OK?.
Un abrazo virtual.
Salu2

Saturnino dijo...

Hola rlfox, no se si seré capaz de escribir relatos como los que habéis narrado, pero si me visita mi musa lo haré.
Pero que quede claro que en ningún momento he criticado ninguno de los relatos, me he limitado a decir que el de Abe me parecía genial, y me lo sigue pareciendo (Abe la respuesta sigue siendo la A), sin menospreciar los otros dos.
Un saludo criticón.

rlfox dijo...

molas un puñao.
un abrazo

Beatriz dijo...

Por fin he podido leer los cuentos.
Enhorabuena chicos.
Besitos.

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...