lunes, 26 de octubre de 2009

Media maratón de La Bañeza, correr con la familia

Tal y como reza el título de la entrada es como vivo la media de La Bañeza desde hace ya tres ediciones, corro con la familia. Tengo la suerte de tener una familia numerosa y esparcida por la geografía de esta península en la que vivimos.
En la primera edición que corrí, me albergó la familia de mis "hermanas Vicente" en la noble villa de La Bañeza, con motivo de la media de León ya os hablé entre otros del abuelo de mis hermanas, una persona que por si sola merece una entrada especial. La del año pasado por no perderme un partido del glorioso hice la machada de irme del tirón la misma mañana de la prueba... Una más de mis gloriosas tonterías.
En esta ocasión me aposenté en la casa de los padres de mi amigo Saturnino, en Villamandos, los padres de Saturnino hicieron honor al carácter acogedor de los Leoneses, sigo pensando que soy uno de los hombres más afortunados del mundo al conocer a esta gente tan generosa y entregada.
Sábado de pre-carrera
Llego a Villamandos antes que Saturnino y Ángeles, me paso de largo la casa de sus padres y tras una llamada vuelvo sobre mi rodada y aparco enfrente de su casa. Al poco ya están mis amigos. Saludos y nos metemos en la casa.
Desde el primer momento no tengo ninguna duda, ya sé que voy a comer como no lo hago normalmente, lo supuse al ver el "gran horno de leña" y esa bandeja repleta de magdalenas...
Nos vamos con el padre de Saturnino a la bodega a por unas botellas, meterse en la tierra donde se encuentra el vino es una de esas experiencias que los habitantes de grandes urbes como Madrid solemos perdernos. A la vuelta de la bodega parada en el huerto donde comprobamos que el "espantapájaros" ha perdido algo de color pero sigue teniendo esa cara de "es que me dejáis solo..." Tranquilo Iker aquí al menos estás rodeado de buenas personas.
Para la hora de la comida se nos unen Ángel y el resto de la familia, primer momento tenso del fin de semana... Al bueno de Ángel no se le ha ocurrido mejor idea que traer comida y bebida, el asunto por momentos toma un cariz dramático, gracias al buen talante de la gente leonesa no queda más que en un simple problema de protocolo.
Por cierto Ángel, impresionante el "Protos" que nos trajiste... Espera, ¿lo trajiste?
Después de una comida de la pasta, que ya la quisieran todos los maratones silver o gold road race, salimos a estirar las piernas que son las que el domingo tienen que cumplir, vuelta para comprobar que Iker sigue bien de lo suyo y sin darnos cuenta nos vamos a Benavente a conocer la ciudad y comprobar las cuestas por las que Sonia y Saturnino corrieron hace un par de semanas.
Cenamos en el restaurante de un primo de Saturnino y lo hicimos como si fuéramos de los buenos, menudo homenaje.
Domingo de carrera
Nos levantamos aún con el buen sabor de boca de la cena-homenaje de la noche anterior y nos vamos camino de La Bañeza, no sin antes despedirnos de los padres de Saturnino y llevarnos un buen lote de productos de la tierra. Muchas gracias.
En la linea de salida nos juntamos con Ángel y su familia, segundo momento tenso del fin de semana, Ángel no se ha inscrito... Como diría un ilustre político español "manda güevos" a estas alturas aún cometemos estos errores, pero no te preocupes compañero nos han contado que hay casos peores como el de uno que ha sido descalificado del circuito mapoma por llevar dos chips...
Allí están Sonia y Sandra que van a afrontar la prueba en la modalidad de "andarinas", son las primeras en coger carretera y manta. Mauri, Amador y su hermano y ya estamos todos al completo.

Fotografía cortesía de Saturnino.
De mi carrera poco que contar, intenté llevar una media de 6' el kilómetro, que hace tres meses era la idea para el maratón de Bilbao, claro que los acontecimientos de los últimos dos meses han relegado esa media a un "vamos a terminar" más sensato. Un total de 2h04'54" a una media de 5'54" y unas molestias en mi rodilla derecha menores de las que me esperaba es el resumen de estos 21 kilómetros y pico.
Domingo post-carrera
La reconfortante ducha en el Polideportivo de La Bañeza ya es otro momento mítico de esta festividad, en esta ocasión con comentarios "graciosos" de compañeros de fatigas a cuenta del nombre de nuestro Club, no deja indiferente, no hay duda.
Nos vamos a comer a un restaurante que ha buscado Mauri al pie de la autovía, para que luego nos sea más fácil dirigirnos a nuestros destinos, este Mauri siempre pensando en el bien común.
Llega el tercer momento tenso de un fin de semana de carrera... La camarera sufre un "ataque" de ansiedad al verse superada por los acontecimientos... "Hay una mesa reservada y van a pedir lo que quieran"... Tenemos esa mala costumbre, no nos va mucho el rollo ese de comernos lo que nos pongan y a callar... Bueno a nuestras madres se lo consentimos porqué somos buenos hij@s ¡pero a ti maja te vamos a pagar!. Mauri toma las riendas del asunto y junto con el jefe del local rescatan la reserva y los primeros platos pactados, la camarera mientras tanto sigue con su particular guerra... "Sobre los segundos eran ocho de ancas de ranas ¿y el resto?", pues no tampoco van a colar los segundos, eso de las ancas de rana ni lo hemos hablado... En esta ocasión entra en razón ella sola y no se necesita la mediación de ningún organismo internacional...
Como no puede ser de otra manera la comida entre risas, planificando pruebas futuras, Mauri empeñado en su NY. Concretando las fechas de los cumpleaños de las cuñadas de Ángel, no vaya a ser que a algún organizador le de por poner un maratón en el mismo fin de semana. Mis amigos animándome para el maratón de Bilbao, preguntándose si la distancia allí será también 42 ó 84...
En fin una maravilla compartir mi tiempo, mis risas, mis sueños, mis tonterías con la familia, así siempre da gusto.
Porqué he tardado tanto en escribir
A la vuelta de La Bañeza terminé de traerme un pasmazo de campeonato que ya había empezado a incubar tres días antes, entre La Bañeza y Bilbao, he estado medicándome, congestionado y con la garganta bastante fastidiada. Así que invariablemente a eso de las diez estaba en cama abrigado hasta las orejas y con ganas de solo dormir y dormir.
Ese ha sido el penúltimo obstáculo antes del maratón de ayer o anteayer... Pero esa historia la del maratón de ayer o anteayer, si el tiempo, mi salud y la autoridad competente lo permiten os la contaré mañana...
Un saludo.

7 comentarios:

SONIA dijo...

Veo que ese finde no te dejó indiferente y que sobreviviste sin ninguna indigestión al horno de mis abuelos. Por otra parte, yo te vi muy bien en la Media, a buen ritmillo, y luego esas risas en el restaurante... jajaja, no se me olvidará la cara que pusiste con la camarera cuando dijiste "Tengo miedo...". Me alegra saber que te sentiste en familia.
Un abrazo!!

Mauri dijo...

No sé cómo se me quedaría la cara a mí cuando ví como se dió la vuelta cuando fue a tomar nota de la comanda, me quedé "orsay"
Me alegro que te cundiera tanto el fin de semana en esta tierra.

Un abrazo

Quique dijo...

Hola Abe, tienes mucha suerte con la familia, disfrutala y sigue acudiendo a esas carreras, hay que hacer piña familiar.

Cuida esas rodillas y ahora leo tu entrada de la maratón de Bilbao...

Un saludo
Quique

Saturnino dijo...

Lo sencillo no necesita complicación, sabes que siempre serás bienvenido.
Un abrazo.

Santi Palillo dijo...

Como te lo pasas Abe, todo fueron momentos "tensos", ja, ja, sobre todo para las ranas, seguro que respiraron tranquila cuando le dijisteis "amos anda" a la camarera estresada.

Y ahora a por Bilbao la nuit, ¿pa cuando la crónica?.

Commedia dijo...

Pero si las ancas de rana son como muslitos de pollo, sólo que más pequeños (y más sabrosos).

Se me olvidó decirte que las probé en La Bañeza. Riquísimas, en salsa (la suya no ¡eh!).

Cuídate, chaval, que tienes que recuperarte de tanta paliza. He leído por ahí que lo de Bilbao fue un jolgorio de aúpa.

Abe dijo...

Sonia pasar un fin de semana con los irreductibles nunca deja indiferente ;D Lo reconozco... ¡La cara era de miedo de verdad!

Mauri, tú nunca te quedas en orsay, yo como solo tengo memoria para lo que me da la gana ya recuerdo que alguien viene a la Media de Getafe...

Quique, la verdad mi familia crece por momentos y eso que nunca fui muy familiar que digamos. Solo hago que decirlas cosas bonitas sobre todo a la derecha pero no doy con las palabras apropiadas...

Saturnino, no solo lo sé, lo siento y eso es lo más importante.

Santi, aún me queda mucho por aprender de pasármelo bien pero estoy intentando aprender de los buenos como tú ;D Yo siempre estoy en tensión.

Eduardo, no eres el primero que me comenta "lo del sabor" de las ancas de todos modos aún no tengo valor... Imagina que detrás de una rana está mi princesa encantada... Y el primer día ya me la estoy comiendo... ¡Qué soy todo un caballero!

Un saludo a tod@s.

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...