lunes, 20 de julio de 2009

18 de julio, Curso Iniciación carreras de montaña.

El sábado participé en el curso de carreras por montaña, la cita era a las 9:00 de la mañana en el Hotel El Corzo en el Puerto de Navacerrada.
Conocí la existencia de este curso en el foro del atleta, me llamó la atención y lo dejé en stand by.
Pero fue el día de la carrera caótica y clandestina, hablando con Eduardo cuando decidí que había que asistir para saber de primera mano que es eso de correr por la montaña. Eduardo me contó que tenía pensado asistir y eso terminó de convencerme.
Después de una inscripción marcada por el filtro anti spam del correo gmail, el sábado a menos diez estaba ya en el lugar del encuentro, creí que iba a ser el primero, cuando veo andando una figura estilizada que me recordaba... sí, era Eduardo que también había madrugado.
Enseguida conocimos a David y a Belén los monitores del curso, un café y al lío.
El curso empezó con una parte teórica en la que David te pone en situación, el material necesario, el respeto que siempre se le tiene que tener a la montaña, y la técnica básica tanto subiendo como bajando, como planificar una temporada...
A mí particularmente me desmontó un par de esquemas que tenía predefinidos, siempre había pensado por mi mínima experiencia en cross, que los que "andábamos" en las cuestas eramos los "no iniciados", resulta que existen técnicas para subir dándolo todo... andando. No es algo que solo nos pase a los poco preparados, ahora ya sé la técnica que usaré el sábado en el Arenal... claro si me acuerdo.
El segundo esquema que se me ha ido al traste, es que para correr por montaña yo pensaba que bastaba ponerte las "calzonas" (homenaje de palabro usado por Mónica), las zapas y ancha es Castilla... o Cataluña o Navarra o Aragón allá penas donde corre cada cual.
La mochila con un montón de material útil es imprescindible, nunca olvidar el botiquín, los isotónicos y un mapa, sí señores el mapa de la zona por donde vas a correr y una brújula son necesarios.
La segunda parte del curso era completamente práctica, a correr se ha dicho, yo ya lo sabéis tengo poca memoria... vamos ninguna, así que lo mismo cambio el recorrido. Salimos del hotel hacía la residencia militar que hay en el puerto de Navacerrada, por allí bajamos las escaleras que dan acceso a la Renfe, subimos a los telesillas dirección al Camino Schmidt, antes de llegar a la senda nos encontramos con la primera bajada "mortal" de necesidad. La verdad la idea es buena cuanto antes te enfrentes a una de esa guisa mejor, así ya vas caliente...
No sé muy bien por qué, pero me tocó a mí bajar el primero, Belén estaba al final del primer tramo de los tres que había que cubrir grabando en vídeo la bajada de cada participante, yo por detrás oía a David diciendo "así muy bien Abe lo llevas muy bien", delante mío y en el último tercio de la bajada Belén se dio cuenta que perdí un momento los papeles... aún así me rehíce y eso si acelerado y sin freno llegué al final de la cuesta.
Bueno el resto de compañeros de curso, Eduardo, Javier y Julián bajaron con mucha solvencia desde mi punto de vista y terminó David bajando a una velocidad supersónica que me gustaría tener dentro de diez años si le dedico tiempo y entrenamiento a esta disciplina.
Ya el resto de cuesta hasta la senda Schmidt la realicé con más tranquilidad y usando mejor el "freno" parte de la técnica de bajada que nos enseñó David.
La anécdota de la jornada, como no la protagonicé yo, desde pequeño mi torpeza singular con los pies ha servido de risa y escarnio a partes iguales, ya en la senda un camino más horizontal que mi electroencefalograma habitual, tropecé con una piedra... no era una piedra, no, era una "chinita" en el camino... bajé por una cuesta llena de piedras sueltas a una velocidad que ni con mi coche y no caí... y una "chinita" dio con todo lo largo de mi cuerpo en el suelo... menos mal que mi crecimiento no consiguió de mí una gran estatura y soy bastante retaco.
El resorte que incorpora mi organismo me levantó ipso-facto y continué entre comentarios de "vaya, vaya en lo llano (risas y descojone contenidos)" David dejó claro que esto lo tenía que contar en el próximo curso el día 8 de agosto, os ánimo a apuntaros aún quedan plazas libres.
Correr por la senda Schmidt es una experiencia nueva para mí, eso que la he recorrido en invierno y verano en más de una ocasión, con y sin nieve pero claro en plan senderista. Por cierto David comentó que la habían "arreglado" con lo cual la han destrozado, todo sea por la pasta entiendo.
Fuimos hasta collado Ventoso y desde ahí la "gran subida", hacía Siete Picos, como Belén me comentó que no tenía nombre la bauticé como "la Cuesta Cabrona", pues nada a poner en práctica las técnicas de subida de la parte teórica. En ningún momento me sentí bien subiendo, se me taponaron los oídos y empezó a dolerme la cabeza, decididamente no me sentí cómodo con la altitud, en fin cosas que a veces pasan.
Al terminar la subida, tocaba crestear siguiendo las indicaciones de David, mis compañeros se percataron de mis heridas en las manos, sobre todo la de la derecha y David nos dio una práctica de uso del botiquín, muchas gracias. Para ese momento no me encontraba muy católico.
Una de las enseñanzas del curso es que la mayor parte de las veces correr por el camino no es práctico ni rápido, es mejor ir buscando la zona alta del mismo, aunque sea pasando de piedra en piedra, es muy divertido y pone a prueba el equilibrio.
Después de crestear por Siete Picos y entre las atenciones de mis compañeros, gracias, dirección a la Bola del Mundo para ir volviendo al punto de partida, una bajada por el bosque, donde la orientación puede jugar malas pasadas, Belén iba abriendo camino, y yo ya me encontraba bastante mejor, fue muy divertida y sobre todo ir aplicando los consejos de David era reconfortante.
Ya con el Puerto de Navacerrada de frente, una bajada espectacular que cogimos con tantas ganas que tuvimos que volver sobre nuestros pasos por que nos habíamos pasado de largo. Vuelta al inicio de todo por el mismo camino.
En el hotel vimos la grabación de nuestra primera bajada, David dijo que no podía ponerle ninguna pega a mi bajada, que la había tomado con decisión y que en los momentos peliagudos había salido airoso, hombre teniendo en cuenta que casi me mato en el llano... la bajada fue de lo mejor que hice ¡ja ja ja ja!
Nos han dicho que en cuanto puedan nos mandarán la grabación, os prometo que la pondré para que la veáis, pero no para que os descojonéis que siempre vais a hacer daño...
Ya eran las tres cuando terminamos y Eduardo y el menda nos quedamos a comer en el Hotel El Corzo, donde se celebró el curso. La comida bien, la plática mucho mejor, ahí es donde me enteré que Eduardo es como el Barça de la temporada 2008-2009 "tri-feliz" y para mí "tri-héroe". Y no digo esto por que tuviera que "financiarme" parte de la comida, no ese es un tema aparte que arreglaremos en el momento oportuno, gracias.
Muy recomendable la experiencia del curso para todos los que tengáis interés en adentraros en este mundo de las carreras por montaña, David y Belén unos entregados amantes de la montaña y eso se nota al estar con ellos.
Un saludo.

7 comentarios:

superop dijo...

Lo primero de todo: Agradezco tu sincera invitación a ese curso... pero ya sabes que yo ya corrí todo lo que tenía que correr en la mili... y encima me dices que lo haga por montaña, con lo que desgasta eso el paisaje...
Tengo ganas de ver ese descenso. Y sobre lo de tu caída, seguro que no está al nivel de una que recuerdo en bici... estuve a puntito de no parar ni nada... "para qué voy a parar, si se ha matado seguro," pensé...
Bueno, chava, sigues siendo mi héroe por correr tanto, tan variado y tan bien... que lo sepas...

Commedia dijo...

Abe, tengo que decirle a tod@s que te dejaste la piel (literalmente).

La experiencia fue muy divertida y recomendable. Grupo reducidísimo y trato personal. Y un montón de consejos para correr seguro por montaña.

Mi lesión (la última) me la hice en un "camino horizontal" pisando mal sobre la raíz de un pino. Ahora creo que tenemos más experiencias para no volver a caer... y si lo hacemos (que alguna habrá) hacerlo con más gracia. ;-)

Commedia dijo...

¡Ah! se me olvidaba.

Qué bueno el consejo el de David para bajar cuestas:

"¡Chavales, hay que echarle cojones!"

Lo recordaré siempre. :-D

Saturnino dijo...

Espero que pronto compartiras esas enseñanzas con nosotros; todos los consejos son válidos, siempre habrá algún momento en que los necesitemos.
Prometo no reirme de tú caída, digo del video.
Informame de eso de agosto. Tengo muy complicado el fin de semana del 22, complicadísimo, el resto a tú entera disposición.
Un abrazo.

Ángel dijo...

¿Para cuándo la clase práctica?, pero por favor, no te caígas otra vez, que a mí la ssangre no me vá..

Me alegro que te gustase la experiencia, a ver en El Arenal que tal se te da, ya nos contarás.

Pena que no vayas el domingo al Trofeo San Lorenzo.

Saludos.

Abe dijo...

Super, no he tenido ninguna caída comparable con la de la bici... estoy seguro que no sobreviviría ji ji ji ji ;D
Eduardo, esto de dejarse la piel... ¡escuece mucho! Tendremos más concentración en las "llanuras" a partir de ahora, reitero un tri-placer ;D
Saturnino, ya pondremos en "liza" los conocimientos aunque me da que algunos sabéis más de lo que yo he aprendido. Te llamo en breve, sería para la semana anterior ;D
ángel, el trofeo San Lorenzo es para "campeones", eso si son cuestas y no "siete picos" ;D
Un saludo.

SONIA dijo...

Pues no está nada mal la experiencia, no? Con caída o sin ella, está bien curtirse Abe! Estoy deseando ver el vídeo y a ver si te animas a hacernos una exposición teórica:P
Un saludo!

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...