domingo, 29 de junio de 2008

Soy la oveja negra, el proscrito.

Escribo esto mientras el resto de la humanidad está contemplando un partido de fútbol.
Aquí, aunque vivo aislado, aunque hace días que no pongo la tele porque sólo hablan de ese deporte, porque hasta en las series que yo veo meten cuñas pubicitarias, "moscas" en los laterales de la pantalla, tengo que enterarme de lo que pasa en un partido de fútbol porque acaba de pasar un autobús pitando. En mi corto entendimiento de la jerga, debe de ser que "hemos" metido gol.
Me siento extraño, separado, relegado a una esquina, sin nada que opinar desde hace días en mi trabajo, porque sólo se habla de un tema.

Me ha dado a mediodía por encender la tele y buscar un telediario, en donde no hubiera fútbol. Pues ha empezado con un fabuloso reportajeimportantísimoconsuperdesplieguedemedios sobre si los aficionados están todos en Barajas, si tal, si cual. Un cuarto de hora después, ya me he ido enterando rápidamente de otras noticias menores, como una nueva víctima de violencia de género, por ejemplo. Eso sí, rapidito, porque enseguida ha llegado la sección de "deportes" en la que se ha hablado de temas cruciales como que los jugadores han dormido bien y han desayunado convenientemente. Al menos eso creo, porque he apagado otra vez la tele.

Os juro que hoy me habría ido a volar si hubiera podido, porque la tarde era buena, y seguro que no había nadie en la zona de vuelo... pero mi cansancio arrastrado no me ha dejado.

Esta noche veré alguna cosa que tenga grabada, porque ya he comprobado que todas las cadenas tienen invariablemente un campo verde en sus pantallas. Abriré una Coca-Cola sin prestar atención al baloncito que seguramente tendrá en algún lado, y también una bolsas de patatas fritas "especiales para fútbol" porque su colorido envase debe de indicarme algo de eso.

De verdad, no me importa quién carajo gane o pierda en un partido. Da igual, porque el año que viene, volveremos a tener otro evento "sin par", "para hacer historia" el cual me meterán con cucharilla, o más bien con enema, y otra vez me desengancharé del prójimo.

Encima, he oído por ahí a mas de uno diciendo: "No, si a mí tampoco me gusta el fútbol, pero este partido hay que verle". Ah.

Pues para mí, esto es como ver un concurso de misas, imaginaos: "Estamos contemplando a la selección de Holanda, en una fabulosa omilía de tres horas. Acto seguido, veremos el contraataque de Italia, que probablemente sorprenda con un credo en latín. ¡A POR ELLOS, OEEEE...!"

Eso sí, estoy hasta las narices del slogan de Cuatro, que a mí me parece que dice: "Jodemos, Jodemos Síiii"

Lo dicho, aquí tenéis a alguien que ha tenido la osadía de pensar distinto al resto de la sociedad. Es un hecho probado que al que es distinto, tradicionalmente es mejor matarle, si puede ser en forma violenta y con posterior exposición pública.
Pues aquí me entrego.

2 comentarios:

Abe dijo...

¡¡¡¡CAMPEONESSSS OEEE OEEEEE OEEEE!!!!
Uyyy¡ Coño ¿qué decias Super?
¡¡¡¡CAMPEONESSSS OEEE OEEEEE OEEEE!!!!

Foxley dijo...

Puuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu (sonido de trompeta)
Perdon, ¿decias? ....
Oye .....
¡¡¡¡Campeooooooooooonesssssssss oeeee oee oee!!!!
Puuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu (sonido de trompeta)
Oye .....
Poodeemossssssss (Sonido tv)
Va, luego te digo algo ...

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...