lunes, 20 de mayo de 2013

Desmontando a Abelardo Cuerda


El pasado 28 de Abril "corrí" el Maratón de Madrid, no es ningún secreto, pero hasta este momento no había tenido ocasión de hablaros de lo que fue y pudo ser mi carrera, esa que cada uno corre consigo mismo o en ocasiones contra uno mismo. Lo primero de todo recordaros que con éste ya llevo finalizados doce maratones, es una cifra más que aceptable, lejos de las proezas realizadas por alguno de mis amigos, pero que hoy por hoy me colma y satisface por completo.
Escribí una entrada sobre las cosas mal hechas por la organización del Mapoma, para ser justos es cierto que ese día alguien más hizo muy mal las cosas...



No se puede correr un Maratón sin entrenar...

Bien quizás debería matizar el verbo "poder" pero no quiero, es cierto que se hace, se corren maratones sin entrenar, yo soy un mal ejemplo de ello. De los doce maratones finalizados solo el 50% había entrenado cerca del umbral necesario. Y a pesar de haber entrenado algunos de ellos me salieron fatal, porque no todo es meter kilómetros a las piernas, no todos los días la cabeza funciona igual y qué decir de otros órganos vitales...
No se puede correr un maratón sin entrenar por dos motivos, el primero y más importante por la gente que está esperándote y viéndote en el recorrido, un maratón tiene de por si un nivel de exigencia y sufrimiento que asusta al espectador que no ha corrido uno; si además esos espectadores tienen el handicap de quererte les estás amargando una mañana porque sí, no es justo.
El segundo motivo es físico, los que ya hemos corrido maratones sabemos cómo se nos queda el cuerpo al acabar, y cómo va poniéndose según van cayendo los kilómetros, si al esfuerzo que suponen los 42 kilómetros le sumas el ir sin entrenar, estás añadiendo un sufrimiento gratuito a tu cuerpo, solo tenemos un cuerpo y nos debe funcionar mejor o peor hasta el último día, hay que cuidarlo.

La carrera, cómo fue...

Yo pensaba "correr" desde el principio solo, porque sabía que era difícil encontrar entre mis compañeros de viaje alguien con mi ritmo, los más cercanos eran Jaime y Juan, pero sinceramente las piernas largas estando fatal de forma se me suelen atragantar. Pero Juan se empeñó en ir conmigo y he de reconocer que no se nos dio mal, hasta que aguantamos juntos.
La idea era marcar ritmos entre 6' y 6'30", y hasta el kilómetro 27 lo cumplimos a la perfección. En ese kilómetro yo tuve que parar a hacer aguas menores, en plena Casa de Campo. Y cometimos un error, yo no soy rápido en esos trances, perdí algo más de cuatro minutos, y le dije a Juan que siguiera que le cogería en Lago. Fue una mala decisión como después se demostró, lo primero porque salvo que yo iba congelado, por algo que luego os comentaré, todo iba más o menos controlado. Así las cosas, me costó recuperar ritmo yo solo, en realidad no lo volví a coger, creo que con Juan lo habríamos conseguido gradualmente, y los que lo conocéis sabéis lo "mágico" que tienen esos kilómetros dentro de la CdC, en Lago Juan llegó con una pájara monumental que le obligó a dejar la carrera, yo llegué y ese era en principio el objetivo, pero sinceramente no contaba llegar ya tan fastidiado. Sabía que tenía gasolina para 30 ó 32 kilómetros de Madrid, me quedé sin ella antes y pienso que es por haber roto el dúo que tan bien estaba funcionando, me equivoqué y esa equivocación creo que fastidió a Juan, otro gallo hubiera cantado si seguimos con nuestra sociedad, hoy con perspectiva debo disculparme con Juan, perdona.
Pasado Lago y ya sabiendo que Juan había abandonado, empezaba lo que yo sabía iba a ser un calvario, lo fue, pero sabía que iba al matadero desde hacía semanas. Así que andando deprisa, corriendo despacio, bufando y arrastrándome llegué a meta en 4h 59' 44".

Errores de primerizo...

Bien, hay cosas que con la experiencia no deberían ocurrir, vamos que no deberías hacer que ya eres mayorcito y sabes lo que hay... Pues no amigos, el tito Abe es un pequeño gran desastre, en la foto que acompaña esta entrada se me ve con una camiseta de manga larga roja, bien es de la carrera de Alovera de este año, la camiseta no-transpirable más buena que nunca me hayan dado... Con el frío de ese 28 de abril, al tito Abe no se le ocurrió otra cosa que correr hasta el kilómetro 33 ó 34, no recuerdo, con ella. Así las cosas, una sensación de congelación me acompañó hasta ese momento, todo el sudor se quedó ahí reconcentrado...
En fin, como bien sé, es preferible una sensación de frío al principio hasta que la maquinaría funciona y equilibra la temperatura corporal con la exterior, con una buena camiseta, como la del NCS éso es una misión más fácil.
Otro error, pero achacable a no tener un test anterior, es llevar las medias de compresión en el maratón, pero ya está comprobado, al menos a mi cuerpo no le vienen bien. Hasta media maratón sí, más allá me producen efectos desagradables a modo de pinchazos y calambres en los gemelos, no debo usarlas.

Lo mejor de mi carrera...

Hubo cosas muy buenas en mi carrera, pero ninguna achacable a mí, por desgracia, la animación a lo largo de la carrera de la gente que me quiere, de nuevo tengo que dar las gracias a Beatriz que esperó en meta con la que caía, muchas gracias. A Marisol que siguió su primer Mapoma y creo que disfrutó como una enana, muchas gracias. A Yoli, la mujer de Juan que también fue de la partida, muchas gracias. Y a Tábita que volvió a sufrir esperando a que llegase, muchas gracias y perdona cariño.
En el primer avituallamiento de la carrera teníamos a muestra compañera del NCS Jenni de voluntaria, muchas gracias Jenni y las hacemos extensivas al resto de voluntarios, muchas gracias.
En la animación del equipo avanzado estaba como siempre Ángeles y nuestra compi Sonia, muchas gracias compañeras y amigas.
En fin lo mejor de la soledad del corredor de fondo, sigue siendo la inmensa compañía que se tiene.

Resumiendo...

Es cierto que no tenía argumentos para terminar este maratón, no tenía ese tipo de argumentos que se deben tener, los que te dan la preparación y mentalización para afrontar una carrera de este tipo, no los tenía, pero tenía otro incontestable. Un buen amigo quería y no podía correr este Mapoma, y a mí me parecía casi un insulto que pudiendo al menos no lo intentara, y me puse pies a la obra. Lo corrí por mi amigo y por todos aquellos que queriendo este año no podían, quizás habrá gente que no lo entienda, no me importa mucho.
Ya sé que en más de una ocasión he comentado algo parecido a "no vuelvo a correr un maratón sin entrenarlo". sé que lo he comentado en alguna ocasión, pero esta vez es distinto, esta vez lo voy a hacer, ni uno más sin entrenarlo. Exijo a los que organizan maratones que tengan respeto al maratón y creo que en buena lógica debo aplicarme esa máxima. Eso no significa que no me vuelva a apuntar con mis amigos a los maratones que se nos crucen, lo que significa es que no correré ni un kilómetro más de los que físicamente este preparado para correr, si puedo acompañaré a mis amigos unos kilómetros para saborear con ellos el maratón, pero no más.
Así que tras doce maratones, ¿llegaré a trece? solo depende de mí, y vosotros lo sabréis de primera mano, de momento éstos son los fríos (y miseros) datos de los que tengo en mi haber:

Mapoma 2003:     5h 01' 53"
Amsterdam 2005: 5h 04' 06" 
Mapoma 2006:     4h 48' 27"
Mapoma 2008:     4h 47' 04"
Sevilla 2009:       4h 44' 40"
Bilbao 2009:        4h 59' 44"
                Castellón 2010:   4h 17' 52"    M.M.P.
Mapoma 2011:     4h 18' 49"
Berlín 2011:         4h 44' 38"
Zaragoza 2012:    4h 37' 16"
Lisboa 2012:        4h 41' 56"
Mapoma 2013:      4h 59' 21"

4 comentarios:

Saturnino dijo...

Que decirte amigo, que estoy de acuerdo contigo, así que ponte a entrenar porque estoy seguro que correrás ese 13 maratón. Y sabía que este año acababas Mapoma.
Un abrazo.

Halfon Hernandez dijo...

Que pena no habernos visto repasando los tiempos te pase entre el 30 y el 35, podríamos haber ido juntos a meta.

Beatriz dijo...

Espero que cumplas lo dices, sobre todo por tu bien. Conseguirlo es fácil... ¡A entrenar!!!!! Besos

SONIA dijo...

Tenías un motivo más que suficiente para terminarlo, pero aún así suscribo cada una de tus palabras. Por eso estoy segura de que correrás el maratón número 13 y bastantes más. Al fin y al cabo nunca correrás sólo, y eso lo sabes muy bien...

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...