miércoles, 7 de septiembre de 2011

7338


7338, ese es el número de dorsal que me ha tocado en suerte para el maratón de Berlín del próximo 25 de Septiembre. Entre unas cosas y otras casi no hemos hablado de "correr" en el blog en los últimos tiempos, pongámonos manos a la obra, bueno a la entrada.
La decisión de correr el maratón de Berlín se fraguó el año pasado y más o menos por estas fechas yo tenía claro que quería correrlo, varios amigos iban a tener la oportunidad de hacerlo y sus comentarios posteriores terminaron por convencerme. A eso se unía que Saturnino tenía el run-run de correr más allá de las lindes del Reino, creo recordar que en La Bañeza ya hablamos del tema y coincidíamos en que Berlín era una buena opción. Al dúo se unió Gustavo que quería correrlo también, así que si la cabeza no me falla más o menos en el día de mi cumpleaños realizamos las inscripciones y no eramos los primeros ni mucho menos, ya nos costó un "poco más", pero que demonios estas cosas solo se hacen una vez en la vida (o no) y merecía la pena. 
En el mismo mes de Enero teníamos ya billetes de avión y alojamiento, solo faltaba entrenar para la gran fecha...
La mayor pega de apuntarse con tanta antelación a un evento de estas características es esa, la antelación, en ocho meses pueden ocurrir un montón de cosas que uno no puede tener controladas, aún quedan dieciocho días y pueden seguir ocurriendo otras más. A mí me ocurrió una de esas cosas que no controlamos y que son consustanciales a la practica habitual del deporte, fue el 15M, un día que será recordado por el movimiento que originó la manifestación de DRY. Yo no podré olvidar que ese día en la Media de Benavides de Órbigo mi rodilla derecha dijo "basta ya". En un mal giro sufrí el esguince de rodilla que me ha tenido parado tres meses. Hasta mediados del mes de Agosto la debilidad de la rodilla no me permitía correr, eso me ha impedido entrenar para el maratón y para ninguna otra cosa. Una consecuencia a esa falta de entrenamientos es la subida de peso, Amador nuestra "pseudo-apuesta" relativa a la perdida de peso está de sobra perdida por mí... Quien me soporta más de cerca afirma que en este periodo de tiempo me ha cambiado el carácter, he estado más introspectivo y no he compartido mis pensamientos con mi habitual ligereza, bueno eso me dice ella con mucha elegancia, en realidad he estado huraño y tristón a partes iguales, la falta de actividad física me tumba, esto de correr es mi gasolina y sin ella no funciono. Así que llegaré a Berlín sobrado de peso y falto de entrenamiento, seguramente más de uno pensará "estás apañado" y entre nosotros no le sobrará razón, pero he vuelto a correr, la rodilla está bien (toco madera de alcornoque) y empiezan a volverme las ganas de hablar y correr, si es al tiempo mucho mejor, esta tarde mismamente empezamos los entrenamientos con Mónica en la CdC, el domingo Jaime hará de fiel escudero en la que espero sea la tirada larga de "a ver cómo estamos" previa a la gran cita y la semana que viene me reincorporaré a los entrenamientos de Paracuellos eso sí, con una semana de retraso.
Todas las señales que tengo ante mí son positivas, si a eso le sumo que la compañía en Berlín será inmejorable, que tengo ganas de ver cómo nos desenvolvemos por ahí y que solo pienso en dedicarle una bonita "peineta" a la Señora Merkel, no puedo por más que estar motivado ¿no os parece?
Pues os lo iré contando desde aquí, un saludo.

7 comentarios:

PabloNSN dijo...

Pues muchos ánimos, piensa que el objetivo es acabar (y lo de la peineta, por supuesto). La lesión al final no te ha durado tanto, yo he estado ocho meses en el dique seco pero al retomarlo me dije, pues qué mejor que una maratón; cosas del azar y del destino, en mi camino se ha cruzado Bruselas y allá que me voy (creo que más o menos entrenado, o al menos habiendo cumplido un plan, si las cosas no se tuercen a última hora) si las cosas no se tuercen a última hora (no es una repetición, esta última frase hace referencia a "allá que me voy" :-) ), una semana después que tú a Berlín. Así que es la estación de los maratones por la B, a lo que parece... ¡Buen viaje y buena suerte!

Ana dijo...

Lo bueno que tiene Berlín es que va tanta gente que nunca correrás solo ;)


Mucha suerte, Abe.

SONIA dijo...

Las lesiones siempre son un fastidio y la verdad es que los corredores llevamos bastante mal el estar parados. Lo importante ahora es que estás recuperado y que dentro de poco podrás vivir una experiencia única. Estoy deseando que llegue el momento!

Ánimo!

Beatriz dijo...

Tienes que tener un objetivo claro: DISFRUTAR. Bueno, y procurar que esa rodilla no se resienta. Ánimo, que no te queda nada.
Un beso.

superop dijo...

Bueno, Abelito, desde luego que los ánimos los llevas.
Céntrate en tu objetivo final, ése que tanto añoras y por el que tanto vas a sufrir pero que alcanzarás sin duda alguna: La jarra de cerveza alemana al acabar...
Y por Berlín, no te preocupes... Me han dicho que es una ciudad que se ve corriendo...
A por ello, tío... ;-)

Santi Palillo dijo...

Mucha suerte Abe, si la rodilla está bien aunque llegues un poco justo seguro que lo pasarás bien, que tú eres un tipo duro.

Dale lo suyo a la Merkel, el año que viene a lo mejor se lo doy yo también.

Pablo como llego tarde a las B me he apuntado a las V; suerte en Bruselas.

Guillermo dijo...

Mucha suerte, y que la disfutessufras bien!

Salu2-G

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...