domingo, 30 de agosto de 2009

Volar... la versión de Abe.

Aquí estoy curiosos lectores para contaros el Super Plan que tenía para este fin de semana, aunque no fui el primero en llevarlo acabo las cosas del directo son así y soy el primero en contaros mi versión, claro que en realidad llevó dieciséis años "intentando" llevarlo a la práctica...
Muchos de vosotros sabéis que mi buen amigo Superop es un amante del Parapente, un deporte aéreo que no está muy bien tratado por los poderes fácticos que pululan por nuestra sociedad, como el ya se ha quejado en esta tribuna alguna que otra vez, suelen confundirlos con paracaidistas o con pilotos de ingenios motorizados y solo salen en los medios para contar desgracias o supuestas atrocidades cometidas por practicantes de este desconocido deporte.
Superop sé que sirve de poco consuelo, pero hace siglos a los que se atrevieron a contradecir la planicie del planeta tierra los quemaban en la hoguera, no hay peor enemigo del hombre que su propio desconocimiento, es una lucha ardua pero lo mismo consigues que un "Papa" venidero os pida disculpas por vuestra persecución ;D

Hace muchos años...

En el año 1993 mi amigo Superop nos llevó a unos cuantos a la "Muela", un paraje de Guadalajara en él que nuestro amigo se dedicaba a volar. Allí en aquellos años se mezclaban las "alas delta" y los "parapentes", hoy incluso están por allí aficionados al "aeromodelismo".
Cuenta la leyenda que las condiciones climatológicas echaron al traste con las expectativas de hacer un vuelo en biplaza, de los acompañantes de Superop... también cuenta que hubo alivio en esos "amigos"... algo así como que el "cagometro" recogió niveles nunca antes vistos por el ser humano... eso cuenta la leyenda.
La historia cuenta que ese domingo, alguno (yo mismo) de los que iban a intentar ese vuelo, llegaban bastante perjudicados de la noche anterior... eramos demasiado jóvenes y llevábamos una vida un tanto dislocada... así que las condiciones que no animaban al monitor a salir en biplaza fueron en realidad una salida no menos que honrosa... aún así hubo un piloto de parapente suficientemente osado como para hacer "campana"... la gente le miraba como si estuviera mal de lo suyo...
Quedó pendiente acometer ese vuelo en biplaza, hay que reconocer que Superop y Alioth, no han dejado de recordarme en estos años aquello que estaba aún pendiente y yo siempre les dije "sí hombre sí, sé qué tengo que hacerlo"...

El desenlace...

Ayer se consumó algo que llevaba dieciséis años pergeñándose, aviso a lectoras curiosas, sí, soy así de "dedicado con los preliminares", en realidad el último acto de esta historia se ha acelerado en un tiempo récord, no mucho más de una semana desde el "esta vez sí" hasta el acontecimiento.
En estos años previos han pasado muchas cosas en mi vida, también han pasado muchas personas, algunas cosas se han quedado y algunas personas siguen conmigo. En una ocasión, no recuerdo bien la situación una de esas personas me contó que "la gustaría volar", yo que soy bastante impulsivo la dije que eso no ofrecía problema alguno "está Superop"... de ese día también han pasado algunos años... así que no podía ser de otra forma había que implicar a Beatriz en el acontecimiento para que fuera todo un éxito...
Así medio engañada, porqué es imposible engañarla del todo, la embarqué en el Super Plan sin más datos que confiará en mí y reservará el sábado.
Espero que ella os cuente más en detalle su parte de la historia, voy a por la mía.
Superop y Alioth, tienen ahora su centro de operaciones en Caracenilla, Cuenca girando en torno a la Escuela de Parapente Tres Sesenta, dirigida por Chan, coincidencias de la vida amigo de Julio uno de los personajes de "aquellos mis maravillosos años".
Mi turno me llegó por la tarde a eso de las siete, Chan es muy concienzudo para hacer las cosas con la máxima seguridad posible, eso es de agradecer. En general la practica del Parapente precisa paciencia, paciencia para esperar que las condiciones de viento y temperatura sean las mejores para garantizar un vuelo interesante. Las perspectivas eran malas la leyenda de nuevo decía que el fin de semana que corría "Alonso en F1" no se volaba y a eso se acompañaba la leyenda negra de que ningún amigo traído por Superop para volar en biplaza lo había conseguido...
Ahora la leyenda dirá que es "Massa" el que evitaba volar y que el Super consiguió dos de dos en el mismo fin de semana...
Un documento gráfico de mi "vuelo" en biplaza:


Sensaciones...

Lo primero que quiero decir antes de que se me olvide, es que el grupo de Super y Alioth, es genial, gente sana y divertida que están ahí todo el rato juntos para ayudarse y contarse sus batallitas, en todos los gremios pasa lo mismo sobre todo en los "pre" y "post" actividad. Mención especial para Oce, un piloto de altos vuelos y que nos hizo sentir como si nos conociéramos de toda la vida.
El despegue fue sencillo, es cierto que el piloto es el que hace todo el trabajo, tú vas de lastre en mi caso un buen lastre, en décimas de segundos mis pies ya no tocaban el suelo y me elevaba, rápidamente terminé de entender porqué Javier quiere estar volando siempre. Es perfecto para su forma de ser, si no existiera el Parapente habría que inventarlo para él.
La sensación de estar suspendido en el aire y ver todo bajo tus pies es totalmente recomendable, ver el horizonte a su altura... lo mejor que me ha pasado en años.
El aterrizaje fue en el mismo punto de dónde despegamos, y tampoco fue nada traumático, en fin tardé dieciséis años en hacer algo que me ha encantado... no puedo dejar pasar tanto tiempo para hacer las cosas.
Muchas gracias Chan por hacerlo realidad, muchas gracias Javi y Esther por no perder la esperanza en que esto tenía que pasar.
Las caras que se quedan después de una experiencia de altos vuelos es esta, os lo recomiendo.
Un saludo.

8 comentarios:

Alioth dijo...

Me alegra saber que os lo pasasteis genial. La verdad es que fue un día muy completito. Por la mañana Beatriz probó el vuelo del despegue sur y tu por la tarde el despegue oeste. Si lo organizamos con más tiempo, no nos sale tan redondo! Abe espero que no dejes pasar otros dieciseis años para volver a repetir la experiencia. Un besote con achuchón.

superop dijo...

"El ser humano no es ave ni tiene alas; actuará contra natura quien a pesar de ello las fabricare; el constructor será decapitado por pactar con el diablo y su ingenio quemado tras rezar la santa misa." -AÑO DE 1505-

Abe, fue un PLACER.
Mi visión particular, adaptada al público que me lee normalmente en mi blog:
http://www.parapente.net/blogs/superop/000_0001957

SONIA dijo...

Dios... menuda locura!! Jajajaja. He disfrutado con esta historia pero me temo que yo no me lanzaré jamás. Reconforta cumplir viejos sueños, eh?

Un abrazo!!

Beatriz dijo...

Fue un día increíble. En breve espero poder contaros mi versión.
Besos.

Saturnino dijo...

Ahora qué, quizás escribir un libro, jeje.
Bonita historia y de grandes sensaciones.
Un abrazo.

Tecolinha dijo...

Me alegro mucho, felicidades por ese sueño cumplido, ahora sí puedes decir "estoy en las nubes" y saber más concretamente qué es eso, jejeje.

Commedia dijo...

Enhorabuena por mantener la ilusión de un sueño. Ah, y no hace falta que me invites que no me veo yo ahí colgado.

Mauri dijo...

¡Más vale llegar a tiempo que rondar 16 años!
Yo siempre he sido muy lanzado, de boquita, para estos menesteres de riesgo (puenting, parapente...) luego a lo peor llegado el momento el "cagometro" se dispara, espero comrprobarlo algún día, antes de 16 años ¡eso de despegar los pies del suelo... me llama!
Un abrazo

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...