miércoles, 24 de abril de 2013

Silencio y entre medias, dos medias



No hace falta que os lo cuente, ¿verdad? En el blog he estado en silencio mucho tiempo, menos mal que el Súper se pasó por aquí y nos dejo un enlace a lo de los pájaros, o eran aviones, bueno nos lo dejó, porque si hubiera sido por mí seguíamos sumidos en el mayor de los mutismos...
No os creáis que esta vez haya sido dejadez, al contrario, estoy embarcado en otro proyecto que me absorbe mucho tiempo y casi no me ha quedado nada para dedicarle al blog. Bueno vamos a ver si poco a poco voy centrándome y consigo compaginar todas mis obligaciones.
Desde aquel entrenamiento del que salí contento, han venido otros, no muchos, no todos felices y dos medias maratones para ir preparando lo que el próximo domingo se nos viene encima... Justo después del entrenamiento contento, a los tres días, tuve otro accidentado y volví a recaer de mis problemas de rodilla, a estos le sucedieron otros problemas derivados en mi espalda y por no ir al fisio (y admitir que estirar, lo que se dice estirar, pues la verdad no...) los problemas crecieron y hasta hace tres semanas hemos estado jodidos pero contentos...

Media Maratón de la Latina:

El 25 de febrero y esto demuestra lo poco que he pasado por aquí, corrí la Media de la Latina, y que decir de ella, en primer lugar que es la Media de mi nuevo barrio y pasar corriendo cerca de tu hogar te da ganas de atajar y volverte a casa, total nunca te ha gustado esto de correr...
Quiero recordar que los primeros once kilómetros o casi los doce, los realicé con mi amigo Saturnino a un ritmo medio de unos cinco minutos veinte segundos, ritmo estupendo para mí, nos acompañaba al principio el Churri peor se descolgó por darle a la sin hueso... Claro que a mi en el kilómetro doce me entró la gran pájara y Saturnino continuó sin mí y el Churri llegó por detrás para literalmente remolcarme a meta.
Bueno en cuanto al tiempo empleado dos horas dos minutos y cuarenta y tres segundos, solo puedo decir que el final se me hizo eterno, el kilómetro quince a siete minutos de media lo dice todo... El ritmo medio de cinco minutos cuarenta y siete segundos es muy engañoso, por las grandes diferencias de un kilómetro a otro.

Media Maratón de León:

Por quinto año consecutivo, allí estábamos en León, es la cita fija e ineludible de cada año, y por supuesto hay que empezarla y terminarla. Ese era mi objetivo desde el metro uno hasta el final. Así que decidí correr la carrera usando la cabeza, al ritmo cómodo que me permitiera llegar contento a la meta. Y me salió francamente bien, tanto que el último kilómetro lo corrí en el mismo ritmo que el segundo y el tercero, los tres kilómetros más rápidos de toda la media. Excepto el sprint final en el que me dí el pequeño lujo de apretar un poco, llegué a meta con fuerzas.
El tiempo dos horas y veintiocho segundos, no es mi mejor marca en Media Maratón pero me dejó más feliz que una perdiz...

Carrera popular del Ensanche de Vallecas:

El domingo pasado corrimos por las calles del Ensanche de Vallecas, era un día especial, la carrera para que negarlo no es nada del otro mundo, pero en esta ocasión era el día de la reaparición de Beatriz después de un lapsus en esto del correr y las carreras. Llegaba con pocos entrenamientos, muchas ganas y un pasmazo más que considerable, aún así superó todos los inconvenientes y nos merendamos la primera carrera de su vuelta a las carreras...



Bueno, el domingo llega el Mapoma, con un único objetivo, finalizar mi doceavo maratón y no pasar más penurias que las lógicas y normales, como en León optaremos por una táctica de control de daños seremos capaces de llevarla a la práctica...
Un saludo.

4 comentarios:

Beatriz dijo...

Como eres experto en eso de enfrentarse a maratones sin preocuparte por los entrenamientos, no te diré nada.
Nos vemos el sábado, para la parte que mejor se nos da en esto de las carreras.
Cuídate. Besos

Manuel dijo...

Nos vemos el domingo en Cibeles y si no puede ser muchas fuerza y mucha suerte.
Un abrazo.

Tábita dijo...

Que te voy a decir yo que te tengo a mi vera...y veo lo que haces y lo que no... te esperaré en la meta con una sonrisa y un suspiro de alivio de verte llegar, y durante esos 42 kilómetros no sé cuantos metros te apoyaré mentalmente y apladiré para animarte a tí y al resto de corredores... besos

Tábita dijo...

Que te voy a decir yo que te tengo a mi vera...y veo lo que haces y lo que no... te esperaré en la meta con una sonrisa y un suspiro de alivio de verte llegar, y durante esos 42 kilómetros no sé cuantos metros te apoyaré mentalmente y apladiré para animarte a tí y al resto de corredores... besos

Publicar un comentario

Los Blogs no son poca cosa sin tus comentarios...